miércoles, 6 de octubre de 2010

La primera noche me encontré con Pessoa


Hace ya varios días que estoy aquí, en Lisboa. Tengo un camión de curiosidades con las que llenar el blog, pero no fue hasta ayer que empecé a actualizarlo. Hoy tengo un rato y quiero contaros algo que ayudó a que mi primera impresión de Lisboa fuera tan buena.

El mismo viernes que llegamos, nos tenían preparada una cena de bienvenida. Quedamos en la plaza Luís de Camões, junto a la salida de metro Baixa-Chiado (donde está la fiesta, vamos). Subiendo por la escalera de la boca de metro, hacia la calle, comencé a escuchar música. Era música en vivo. Al salir, me encontré con una postal de vacaciones de verano: el Café A Brasileira

Se trata de una cafetería decorada estilo art-deco cuya fama se debe, básicamente, a su antigüedad (100 años, aprox.) y a la afluencia de eminencias de la literatura portuguesa que tuvo (y que no se si sigue teniendo), entre los que se encuentra Pessoa. 

Una de las imágenes más famosas de la ciudad es, precisamente, la estatua de Fernando Pessoa sentado en su silla y mesa habituales. La gente suele sentarse junto a la escultura para tomarse una foto con la réplica del escritor.

Además, y esto es lo que más me gusta, siempre, vayas a la hora que vayas, hay músicos tocando en la terraza de la cafetería. Siempre diferentes. Un ambiente genial.

Y ahí estaba yo. Recién llegado a la ciudad, sin saber lo que me iba a encontrar y, al salir del metro, doy con una preciosa cafetería verde y dorada, música en directo y gente de todas las clases. Quedé encantado.

Aún no me he sentado en la cafetería ni una vez. Yo no tomo café, aunque allí también sirven copas. Lo haré pronto.

En fin. Os dejo seguir con vuestros “quehaceres”. Espero poder seguir entreteniéndoos y que todo os vaya de maravilla.

PD: ... y también espero que te guste la entrada, Eva.

Y recordad:

"Stay hungry, stay foolish."

5 comentarios:

Luis dijo...

Hay que ir a tomarse un cafe con Pessoa. Somos unos desagradecidos, pasamos por allí y ni le saludamos ;)

Eva dijo...

¿Y cómo es el ambiente de la cafetería? Porque puede haberle ocurrido como al Café Gijón, que es un sarcófago abierto vendiendo su pasado glorioso a los turistas...

(¡Muchas gracias por el recuerdo!)

CSolanillos dijo...

¡Has ido a hacer una entrada sobre uno de los pocos lugares de Lisboa de los que guardo un muy buen recuerdo! Anímate y prueba el café alguna vez: a diferencia de Varsovia, estás en una de las mejores ciudades para aficionarse a él.

Fabio Chacón dijo...

Hombre, Carlos. A ti siempre te quedará el vodka.

:-P

ariana margarida dijo...

ainda bem que gostaste do grande mestre Fernando Pessoa ...
só te falta uma foto com ele :) ***